LOS CUENTEROS (letra y música de Walter Bordoni)

 

 

Sobre las rodillas de algún tío inmigrante

Bajo la blanca luna del tubo lux de un bar

Al calor del primus o la hoguera sagrada

O en el húmedo frío de la celda de un penal

En la bodega del barco perseguido

O a la fresca sombra antigua del parral  

Sin galera ni traje levantan su tinglado

Y comienzan gesto lento a relatar

 

Son los cuenteros

Que revuelven su vieja cacerola de recuerdos

Y agregan lágrimas, risas, caricias y una pizca de exageración.

No exigen nada

Ni siquiera que les crean

Y tercamente desmienten que todo tiempo pasado fue peor

 

Acunando el sueño de mi hija que sonríe

Entre las tibias sábanas del libro de Oz

Recorriendo pasadizos detrás de Sherezade

Atravesando espejos y deteniendo el reloj

Bajo mi eterna lluvia de Santa María

Cuentan las cien versiones diferentes de aquel gol

Son cuerdos y locos, analfabetos y sabios

Bifurcando laberintos sin razón

 

Son los cuenteros

Que destejen su fina telaraña de suspenso

Envolviendo a todo aquel que tenga ganas de dejarse convencer

No piden más paga

Que un par de orejas inocentes

Chamanes del rito que repite y repite y repite había una vez

A CONTRAMANO (letra y música de W.B.)

 

Había una vez un pobre guacho que era yo

En un país que tal vez ni haya existido

Me quemaba el uniforme de botón

Mi pelo al viento andaba al borde del suicidio. 

Yo hubiera querido ser like a rolling stone

Pero me tuve que fumar a un tal Travolta

Más a pesar de todo pudo ser peor

Pensaba soñando en el  Hotel California

 

Para ser bien sincero el rumbo de la nación

En esos tristes años me importaba un bledo

Yo era un rockero sin lugar ni vocación

Con berretines de puntero izquierdo.

Para ellos yo era un comunista subversivo

Que socavaba las bases del proceso

Y todo el mundo era el enemigo

Malditos rojos aliados del infierno.

 

Pasó el invierno, llegó la democracia

Todos tenían un pasado socialista

El país vivía su fiesta inolvidable

Todos llevaban al Che Guevara en la camisa

Todos habían sido amigos de Mateo

Todo era rocanrrol y rebeldía

Todos cambiaban el mate por un porro

Y archivaban el buzo con las llamitas

      

Con viento en contra y fama de ermitaño

Yo oía tangos a la hora de la siesta

Me fui volviendo cada vez más desconfiado

Y eso me hizo acertar más de la cuenta

Anduve por ahí desnorteado y aburrido

A contramano por las calles de la aldea

Juntando cosas que no sirven para nada

Para llevarme a la final isla desierta

 

Hoy sigo siendo el mismo soñador de pacotilla

Siempre peleado con este mundo de enfermos

Tengo tres hijos que me escuchan con cariño

Aunque ya estén pensando que soy un viejo lelo.

Casi siempre me quedo en la vereda de enfrente

Mantengo parte de mis viejas utopías

Duermo tranquilo la mayor parte de las noches

No busco nada más que un lugar

Para esconderme contigo.

ANTES DEL FIN (letra y música de W.B.)

 

A mis amigos, compinches de utopía

Escuderos de mi zurdo corazón

Tercos quijotes, tontos de la colina

Por la calle de la desolación

A mis hermanos, mentirosos trovadores

Poetas y ladrones, vendedores de ilusión

Titiriteros, chiflados y cuenteros 

Lunáticos leprosos en la era del color

 

A esa brisa que respira en la ventana

Azul misterio que viene desde el mar

A mi barrio al sur con su mapa de estrellas  

Titilando en las botellas de algún bar

A los borrachos tentempiés en la tormenta

Bebedores de quimeras que no logran despertar

A la neblina que camufla a los amantes

Clandestinos que se besan en lo oscuro de un zaguán.

 

Por el mundo que redondo da revancha en cada esquina

Dejándote levantar

Cuando una puerta va y se cierra siempre hay otra que está abierta

Invitándote a volver a comenzar.

  

A los que saben que la fama es puro cuento

Un triste invento que mató a su inventor

Los que rechazan el falso brillo del vento

Por el simple placer de decir no.

No ser feliz es el peor de los pecados

Como dijo un viejo mago ya al borde del cajón

Por eso elijo recordar de donde vengo, disfrutar mientras dé el tiempo

Que tomorrow never knows

 

A los trenes que regresan de Sansueña

Con un blues del Darno,  rojo ceibo en flor

A los bordonis que me habitan allá lejos

Custodiando lo que el tiempo se llevó.

A mi Lucía y mi Celia, mis amadas hechiceras

Curanderas de cualquier dolor

A mis libros y mis discos, talismanes, espejismos

Que me ayudan a seguir siendo yo.

 

Por el mundo que redondo da revancha en cada esquina

Dejándote levantar

Cuando una puerta va y se cierra siempre hay otra que está abierta

Invitándote a volver a comenzar.

 

 

JIRONES (letra W.B. / música Jorge Galemire)

 

Una mano                            

en la tiza

un poema en la pared

Un pretexto

despedidas

los labios de una mujer

Un adiós,  una canción tan triste

 

Neblinoso blues                     

que brotó

breve como una gota de reloj

Tenuemente azul

fue quemándose

crepitando en lo profundo de su voz.

 

A lo lejos

su silueta

borroneada en el vitral

Empañada

en el frío

del crepúsculo en el mar

Y allá va,  barca a la deriva.

 

Perra soledad                       

viejo dolor

incrustado en mi caparazón

Siento tu puñal

desgarrándome

los jirones del ajado corazón

 

En el viento me dejo llevar

hasta un sitio donde poder anclar

en paz.

 

 

A LA HORA DE LAS LENTAS (letra de W.B. / música de Gastón Ciarlo “Dino”

 

Ya están pasando las lentas

Viejas canciones de hoy

Vine tan solo por verte

It’s yesterday

Once more

 

En un rincón de la pista

Nos cruzamos como por error

Tas hablando con otro

Otro idiota

Como yo.

 

Entre el humo y el ruido

Una guitarra llora su dolor

Me escabullo entre el gentío

Masticando

Mi rendición

 

Suena la última pieza

Te vas bajando el telón

Allá se quedó mi sombra

Y tus labios

Diciéndome adiós

 

 

BARRIO VIRTUAL (letra y música de W.B.)

 

Entre las altas finanzas y las bajas pasiones

entre el e.mail y el cuaderno escolar

entre las cartas de amor y el clearing de informes

entre Madonna, Maradona  y el juicio final

En un abandonado baldío de la vieja cabeza

nos fue creciendo este raro arrabal

donde dribleando a los tropezones

"las piernas aprendieron pa' qué lado patear"

 

Entre el muro de Berlín y el Pantanoso

entre el vino berreta y la revolución

entre el mayo francés y el cartel de pare

entre el Olimpo y Estación Peñarol

Entre Jimi Hendrix y Carlos Molina

fuimos defendiendo nuestro extraño bastión

chapoteando el fango de lo no cuerdo

entre la biblia y la televisión

 

Entre tanta gente que sale a hacer maldades

nosotros mejor nos quedamos acá

a tocar pa' otros locos que cruzan la raya

del escenario de nuestro barrio virtual.

 

Entre la Amsterdam y Jorge Luis Borges

rezando la misa del mago Gardel

entre Nowhere Man y aquel bichicome

entre el borracho y el vaso y el miedo a volver

entre el Super Nintendo y la rayuela

jugamos el tiempo que nos tocó perder

relojeando el estado de las cosas

que los dueños del mundo no pudieron romper.

 

Entre tanta gente que sale a hacer maldades

nosotros mejor nos quedamos acá

a tocar pa' otros locos que cruzan la raya

del escenario de nuestro barrio virtual.

 

Cuando vengan a hablarte de la tal isla desierta

recordá repetir que eso nunca existió

quemá este mensaje, escondé la botella,

que todo quede entre vos y yo.

TÚNEL DE SALIDA (letra y música W.B.)

 

El sabor de la cereza

El diamante que respira el carbón

Mis pasos en la ruta cuatro de junio

La niebla que cubre la vieja estación.

Pañuelo ilegible en la barra del Outes

Planetas que ejercen su conspiración

Un tango borracho susurra al oído

El beso primero casi Yaguarón.

 

Todo fue necesario

Todo estaba previsto

 

El libro de arena

Casablanca y Cohen, las siestas del sol

La mutua sed de amar y ser amados

Entre guiños del diablo y signos de Miró.

La cifra infinita de aquel laberinto

Un túnel de espejos que el tiempo talló

Por donde escapamos del resto del mundo

Desnudos y sabios y sin bendición.

Todo estaba planeado

Todo ya estaba escrito

Todo para anudar

Tu cuerpo con el mío

 

Todo fue necesario

Todo estaba previsto

Todo para sellar

Tu cuerpo con el mío.

 

 

APUESTA (letra y música de W.B.)

 

Tenía el pelo corto de prepo

una campera de cuero

tiempos del setenta y pico.

Tenía el francés no entiendo nada

una flaca que me encantaba

“ma belle sont deux mots

qui vont tres bien ensemble”

Había como un aire irresistible

rabona en Playa Ramírez

el liceo que nunca me gustó.

Había una flor que te regalé

el beso que te afané

punga descuidista.

 

Tenía mil sueños de carretera

un berretín de futbolista

dos barrios y dos familias.

Tenía un amigo que esperaba

los bizcochos y la charla

Jethro Tull, Cortázar.

Había el filo de una guitarra

un blues de Hendrix que sangraba

arañando vidrios.

Había el cine de madrugada

divague y filosofía

dos o tres pizzas.

 

Había una ciudad mentirosa

las razzias por cualquier cosa

tiempos del desprecio y pico.

Había la mirada de costado

no seas gil hacé la tuya

el silencio por si acaso.

Tenía Mabel tu sonrisa clara

una canción casi hermana

y el desborde prendido en la piel.

Tenía una apuesta a la poesía

quince lucas por la vida

todo a la cabeza.

 

 

LA EXCURSIÓN (letra y música de W.B.)

 

Casi seis horas de viaje

Un micro barato

Cuarenta mujeres y bolsos.

A través del vidrio sucio

Pueblos soñolientos

Desiertos van muriendo atrás.

Hay que pasar la frontera

La clínica queda a unas cuadras.

Hay que estar a las ocho

Hacer cola en la puerta

Aún cerrada.

 

La mañana va llenando

La sala de espera y esperan

Sin protestar.

Pocas conversan acaso

Un código tácito

De lo que no hay que nombrar.

En el bolsillo dormita

El papel rosado, arrugado

Del grávido test

En un rincón parpadeando, mordiendo,

Aguantando las ganas

De escapar.

 

En un sofá gastado

Cuando ya pasó todo brevemente

Descansar.

Si no hay complicaciones

Comprar algo en la tienda

Para abaratar,

Para disimular.

 

Casi seis horas de viaje de vuelta a casa

Cuarenta caminos de soledad

Una excursión sin palmeras ni playas doradas

Cuarenta canciones

Sin final. 

MILONGA FINAL (letra de W.B./ música de Alejandro Ferradás)

 

Milonga barrio final

país de las últimas cosas

esquinita memoriosa

pueblito lejos del mar

viejísimo lugar

anclado en tierras extrañas

como un campo de campanas

camino de San Jamás.

 

Milonga del olvidar

los besos que no se dieron

partidos que se perdieron

y sueños sin terminar

recostado en un zaguán

se quedará algún amigo

saludando distraído

mirándote sin mirar.

 

Milonga de  ir dejando atrás

el andén del tiempo ido

despojándose al descuido

del penúltimo disfraz

perdido en la oscuridad

te irás como habrás venido

del otro lado del vidrio

sin ya nada más que hablar.

 

Milonga barrio final

país de las últimas cosas

esquinita memoriosa

pueblito lejos del mar.

 

 

MADRUGADA FILIPINA (letra y música de W.B. y Eduardo Darnauchans)

 

Anestesia donde está

Si se puede preguntar

Aquel sitio del olvido

Del amparo y la piedad.

 

Madrugada filipina

Como hebra albina bajo el sol

Arrastrada por los vientos

Tristes vientos de la inundación

 

Y mañana quién encontrará

Por los pretiles cargados de verdín

En el tiempo detenido

Inocencia que perdí.

 

De la luz de una ventana

Vuela lento un violín azul

En un vals encanecido

Entre el deseo y la virtud

 

El silencio aterido

Ha ocupado el aire del andén

Donde nadie espera a nadie

Ni yo mismo, mi muchacho aquel

 

Y mañana quien encontrará

Entre huellas que la tierra atesoró

Un reflejo blanquecino

De garganta sin canción

 

En la luna del espejo

Veo a mi sombra preguntar

Aquel sitio del olvido

Anestesia donde está.

LA METAMORFOSIS DEL KAFKARUDO (letra de W.B./ música de Tabaré Rivero)

 

No pudimos ser Elvis o Dylan o Hendrix, un englishman in new york

No pudimos ser Lennon, Mc. Cartney,  Mick Jagger. gardeles del rocanrrol

Nos ortibó el karma de otario y  el tufo del barrio que se nos pegó

Como buen cascarudo cargamos ser el bicho raro rezagado del pelotón.

 

Nos guardamos los blues más amargos en el doble fondo del caparazón   

Nos llevamos las últimas gotas, las notas más cambas de ese  bandoneón

Nos robamos algún tema de moda, el arroz de las bodas y un sueño a color

De campera de blue jean gastado,  deshilachado retazo de algo que murió.

 

No somos nada salvo

Los aguafiestas amargados de la cuadra

No somos nada salvo

Los convidados de piedra en la farándula de la chotada

Nos falló el flower power, dios y el viejo Batlle y la lógica del dos más dos

Y a la Suiza de América, entre truco y quiniela la vimos bajar al cajón  

Nos pusieron ojos en la nuca y nos echaron la culpa de lo que iba peor

Nunca fuimos uruguayos campeones ni plantamos las flores rojas de la revolución

 

Siempre con la misma milonga aferrados al dogma del fiel perdedor

Va esta banda de locos sin causa alzando la lanza de aquel trovador

Que quien sabe si piensa que el tiempo es el tiempo de un tiempo que hace rato acabó

Como el viejo Quijote que vuelve a la carga en el mismo lugar donde todo empezó.

  

No somos nada salvo

Ruido molesto en la frecuencia modulada      

No somos nada salvo

Un viejo eslabón perdido chocando rocas desenroladas

los aguafiestas amargados de la cuadra

los convidados de piedra en la farándula de la guasada

ruido molesto en la frecuencia modulada

un viejo eslabón perdido chocando rocas desenroladas

un viejo eslabón perdido chocando rocas   

 

LA BALADA DEL SIETE DE MARZO (letra de W.B. / música de Alejandro Ferradás)

 

En este último bar del derrotero

Estoy sentado frente a tu vaso vacío

En la misma mesa junto a la ventana

Con la dueña de la noche por testigo.

El novecientos veintinueve veintinueve

Desde ayer me da fuera de servicio

Por eso he venido aquí para esperarte

Aunque digan que hace tiempo no te han visto.

Y estás ahí, escondido en tu bufanda

Ilusionista sonriéndome en silencio

Y está ahí el muchacho rojo y con guitarra

O el oscuro dark sin chance y lentes negros

A contramano entre el ágora y la ermita

Evadiendo la conjura de los necios

Con un pie al borde de la cornisa

Como un Ícaro en el límite del tiempo.              

 

Se que vas a entrar por esa puerta ahora

Silbando a hard rain’s gonna fall

Desgranando las tristes hojas muertas

Esperando que acabe la función.

Aferrado como un naufrago al madero

En la helada madrugada filipina

Los misterios de la memoria de Shakespeare  

Te ven partir, transeúnte en la neblina

Junto a Vallejo, Poe y el joven Ezra

Va el viejo Borges en tu vencida valija,

Un verdinoso mapa de Provenza

Y un álbum de fotos amarillas.

 

En este último bar del derrotero

Sigo sentado frente a tu vaso vacío

Hermanito, hermano de complicidades

Que ya extraño mucho más de lo previsto

Te debo un whisky, un blues, un aguafuerte

Un penúltimo saludo isabelino

Te debo ser parte de lo que he sido

La seguimos en el próximo destino.  

 

Se que vas a entrar por esa puerta ahora

Silbando a hard rain’s gonna fall

Desgranando las tristes hojas muertas

Esperando que acabe la función.

 

SIN TRENES (letra y música de W.B.)

 

Ya no hay trenes nunca

Y la gente siempre

En las estaciones

Amaga bajar.

Los suicidas solos

De las vías quietas

Guardan en silencio

Su oportunidad.

 

Por los pueblos muertos

Las barreras ciegas

Se desesperaron

De desesperar.

En la tierra seca

Los durmientes fierros

Dormidos bostezan

A la soledad.

 

Los suicidas

De los rieles

Van muriendo

Sin saber

Que los trenes

Ya más nunca

Vuelven a.

AGUAFUERTES MONTEVIDEANAS (letra y música de W.B.)

 

Es medianoche, el cabaret despierta

Una vez más abre su puerta la ilusión

Las luces van descorriendo el misterio

El tenue velo que oculta la emoción.

Es medianoche, el escenario ya está listo

En tres minutos comienza la función

Verán lugares que no son de esta tierra

Tercos fantasmas saliendo del cajón.

 

Un astronauta lejos del mar de la infancia

Un torpe equilibrista aprendiendo a perder

Un viejo baile en la Plaza Viejo Pancho

Las rabonas liceales del 76.

El vals de los leprosos que no tienen sitio

Un disco rayado repitiendo yesterday

Solé vibrando en el parlante de la Spika

Una canción que dice

Lo imposible puede ser

 

Es medianoche, la aldea no es la misma

La tele ya no tiene a Curly, Larry y Moe

Abrieron un shopping en el cine del barrio

Donde venden en cuotas la foto de dios.

Es medianoche y los payasos ya se marchan

Quizás mañana el telón vuelva a subir

Trayendo anticuerpos contra la cordura

Que los mediocres obligan a vivir.

 

E irán pasando las visiones más lejanas

Los últimos pedazos de tu moña azul

Las lágrimas del plebiscito del 80

La foto que falta del balazo de Brum

Una milonga de Dino colgada del ropero

La última copa de Onetti y Díaz Grey

Un taponazo de Ghighia rasgando el aire del tiempo

Aguafuertes montevideanas del ayer.